¡El pecado no me interesa!

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. (Filipenses 4,8, Reina Valera)

La santidad tiene menos que ver con la ausencia del pecado sino con una dependencia.  En la vida con Dios no se trata en primer lugar de NO HACER algo sino se trata más bien en invertir en lo que SI SOMOS.  Si la santidad dependiera en dejar los pecados, pasaríamos por alto el punto importante:  acercarse más a Dios.  Y nosotros viviríamos centrados en el pecado en vez de estar centrados en Dios.   Esto sería una catástofe verdadera.   Esto sería como decir que el no comer sería igual al ayunar.  La santidad se desarolla cuando enfocamos más en lo bueno y cuando vemos con una mirada clara la grandeza de nuestro Dios.

Explore posts in the same categories: traducido de Storch

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: