Romanos VII: The renewed mind

Ya hace un par de semanas que acompañamos a Mister „Yo“ en su viaje a través de Romanos 7. Éste termina hoy con la declaración siguiente:

Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado. (Romanos 7,25b)

A primera vista parece como si Mister „Yo“ repitiera sólamente lo ya dicho. Suena casi como si Mister „Yo“ aceptara cierta división interior. Un lado de él quiere hacer la voluntad de Dios (su interior o su mente o como se podría llegar a nombrar a éste su lado). El otro lado (llamado „carne“) se niega a ponerlo en práctica. Con ésto „hay que vivir“.

A segunda vista, sin embargo, nos damos cuenta: se trata de otra cosa: En la frase citada de Mister „Yo“ hay una palabra nueva:

Así que, yo MISMO con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

Mister „Yo“ se define finalmente. Su lado que sí es uno con la voluntad de Dios es EL MISMO. Esto es su verdadero ser, ésto es su nueva identidad. (Lo otro no es el mismo). En el próximo capítulo Pablo dará un nombre nuevo a esta nueva identidad: es el „espíritu“ de Mister „Yo¨. Este espíritu es EL MISMO. De ésta manera pensará Mister „Yo“ de sí en el futuro.

La mayoría de los hombres piensa que uno está cambiado a través de la renovación de la voluntad. Este malentendido ayudó mucho a que Mister „Yo“ desarrollara su Blues. Este malentido es una carga para incontables cristianos. En los círculos piadosos uno apela, motiva, obliga, apela a decisiones de voluntad y uno siempre se propone nuevas cosas. Pero los hombres no se cambian a través de una revonación de su voluntad. (En el versículo 18 Mister „Yo“ descubrió que su voluntad ya es renovado desde hace mucho.) Los hombres se cambian a través de la renovación de su PENSAR (Romanos 12,2 „No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento..“

Mister „Yo“ necesitaba una nueva manera de pensar acerca de Dios: no el juez celestial o uno que impone deberes, sino su amigo y ayudante, que piensa sólamente lo bueno acerca de el. Mister „Yo“ necesitaba una nueva manera de pensar acerca de sí mismo: no el fracaso lamentable sino el nuevo quien está en armonía con Dios. Si deja más espacio a esta manera de pensar puedo garantizar unos efectos positivos en su vida práctica. A largo plazo una persona se va a comportar de acuerdo con lo que piensa de sí misma.

Aquí está el desafío verdadero para Mister „Yo“. ¿ Mantendrá esta manera de pensar? Desde su infancia su manera de pensar había recibido influencias distintas. „Siempre haces todo mal.“ Así lo escuchó muchas veces. Este tipo de frases se escribieron en su corazón. „Eres un fracaso“, así dijo una voz interior vez tras vez. „Tienes que mejorar, tienes que esforzarte más“, le metió la religión a machamartillo. ¿Tendrá el valor de agarrarse al nuevo entendimiento de sí MISMO en contra de éstas frases y voces? A veces ésto le aparentará como muy osado pensar tan positivamente de sí mismo. ¿Se atrevará estar tan „osado“?

El desafío verdadero de Mister „Yo“ es resistir a la tención de volver a su vieja manera de pensar. De no dejar que nadie le hable de un Dios que reclama. De negarse con constancia a pensar en una forma negativa de sí mismo. De mirar con la misma constancia a la persona que ya es: nueva, justificada y santa. Porque ésto es EL MISMO.

Explore posts in the same categories: Romanos VII, traducido de Haso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: