Romanos VII: The Law (Liberty)

No le interesa a Dios lo que hacemos. Le interesa lo que hacemos con ganas y gusto. Lo que uno hace no dice nada acerca de él. Si un director de un banco busca dinero de la caja fuerte durante la noche puede ser que es un ladrón. Pero tambien puede ser que el es un padre cuyo hijo está en manos de secuestradores. Si un político bien conocido se preocupa por una familia necesitada puede ser que es un filántropo. Pero también es posible que quiere mejorar la posibilidad de ser eligido en frente de los periodistas que lo están filmando.

Lo que uno hace con ganas no se puede ordenar. Con un poco de disciplina los padres pueden lograr que el hijo coma la espinaca. Pero no pueden forzarlo a que le sabe bien. Con los controles de radar la policía puede lograr que yo maneje en una ruta con 4 carriles a sólamente 50 kmh. Pero no logrará nunca y jamás que este andar despacio me cause placer.

Amar no se puede deber

No le interesa a Dios lo que hacemos. Le intereso lo que hacemos por amor. No se puede obligar o manipular a alguien a que ame. No se logra el amor de su pareja anhelada por manipulación o amenaza de suicidio o escenas de celo o pedidos o magia. Con una pistola no se puede estar forzado a amar. Esta clase de „amor“ la llamamos violación. No se puede comprar el amor con dinero o promesas. Esta clase de „amor“ la llamamos prostitución. Dios, sin embargo, no es delincuente violento ni cliente de una prostituta.

No le interesa a Dios nuestro comportamiento. Dios está interesado en nuestro corazón. Por esto abolió la obligación en el Nuevo Pacto. (Romanos 10,4: porque el fin de la ley es Cristo). Ha tenido que ver bastante tiempo a qué conduce la obligación: „Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mi.“( Mateo 15,8). Ahora Jesús nos liberó para siempre de la obligación. (anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, Colosenses 2,14)

No le interesa a Dios nuestro comportamiento. Le interesa nuestro corazón. Por esto nos regaló una libertad impresionante (Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5,1), una libertad de la cuál – afirmo yo- muchos cristianos no estan conscientes. Pues únicamente basándose en la libertad completa se puede entregar completamente. Tan sólo si uno no está obligado a nada y no tema consecuencias negativas se muestra con claridad lo que uno realmente es. Tan sólo así se puede desarollar el amor.

Explore posts in the same categories: Romanos VII, traducido de Haso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: