Romanos VII: Interim result

Lo que ha pasado en Romanos 7,14-25 hasta ahora: Mister „Yo“, el creyente con las intenciones fracasadas, está descubriendo algunas cosas acerca de si mismo. Estos descubrimientos son verdades, las cuales lo liberan paso tras paso. Primeramente lo liberan de algunas mentiras que el había creido.

Primera mentira: Mister „Yo“ es un cristiano malo

Mister „Yo“ es un cristiano totalmente normal. Romanos 7 no pone al cristiano en la picota en la cuál la Biblia pone las existencias fracasadas. Romanos 7 explica al cristiano normal por qué está sufriendo lo que está sufriendo.

El auto-estima de Mister „Yo“ es todo menos positivo. Siempre se siente como un fracaso cristiano. Pero la palabra de Dios dice que Mister „Yo“ está conforme con la voluntad de Dios (v.16) En su interior ya ha vivido un cambio muy grande. Quisiera vivir de acuerdo con la voluntad de Dios pero no lo está logrando todavía. (¿cómo pueder ser alguien un mal cristiano cuando lee diariamente al weblog de Haso para quizás aprender cómo vencer sus fracasos?)

Segunda mentira: Mister „Yo“ mismo es el problema

Mister „Yo“ piensa que él mismo es el problema. Si estuviera más dedicado a la obra, con más disciplina, con más determinación y más piadoso o qué sé yo cambiaría todo. Pero la Palabra dice: Mister „Yo“ no es el problema. Mister „Yo“ tiene un problema: es el pecado que mora en él. (v.17) Si hay bichos en tu casa no es que tu casa sea mala sino lo son los bichos. Si hay virus en tu cuerpo no es el cuerpo el problema sino los virus. Se siente como si fuera el cuerpo el problema. Pero si acabas con los virus te das cuenta que el cuerpo no es el problema. Solamente tiene un problema.

Si el pecado mora en tí no eres tú lo malo sino el pecado que mora en tí. Mister „Yo“ no es un tipo problemático sino es un cristiano normal que todavía no ha descubierto algunas cosas. Deja que las descubre y espera que pasará.

Tercer mentira: Dios no está contento con Mister „Yo“

Dios no está enojado con Mister „Yo“. Dios está enojado con el pecado. El condenó al pecado en la carne (Romanos 8,3), y no a Mister „Yo“. Dios está totalmente a favor de él y quiere ayudarle. Dios no tiene ningun stress con Mister „Yo“.

Aquí aprece frecuentemente una preocupación: ¿ éso no es demasiada gracia? ¿Qué impide al ser humano pecar desenfrenadamente si Dios no está enojado y ellos son víctimas nada más? Si, ¿qué impide eso? ¿Puede ser que tengan una vida nueva adentro?

Y después le pregunto a Dios ésta pregunta. Yo no inventé esta cosa. La declaración que no es Mister „Yo“ que hace las malas cosas sino el pecado que mora en él (v.17) no viene del weblog de Haso y tampoco de la carta de Pablo sino de la palabra del Señor. El se preocupá a que Romanos 7, 14-25 aparezca en la carta a los Romanos y después en el Nuevo Testamento.

Dios quizó decirte desde el cielo: „si tú quieres hacer mi voluntad como cristiano y no lo logras, te explico que no lo haces tú sino el pecado que mora en tí. Desde mi punto de vista no eres el delincuente sino la víctima. Estoy a favor tuyo, hijo mío. Préstame tu atención y te enseñaré las cosas que te ayudarán a seguir en mi camino.“ (Isaías 48,17)

Explore posts in the same categories: Romanos VII, traducido de Haso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: