Romanos VII: Still faithful after all these years

Antes describé la “sensación térmica” de la vida de nuestro Mister “Yo”. Ahora es tiempo de medirla y averiguar cómo él está realmente.

“Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.” (v.16)

En todo este tohuwabohu Mister “Yo” está descubriendo cosas que pueden ser una llave – paso tras paso – para esta situación. Es primer descubrimiento es: “Si yo hago lo que no quiero hacer, admito que la voluntad de Dios es buena:. El hecho de que Mister “Yo” está desilusionado por sus propios actos y que se juzga a sí mismo y que a veces desespera da la prueba: in su interior se encuentra un “sí” hacia la voluntad de Dios.

Literalmente Pablo escribe así: “Estoy de acuerdo con la ley” o “Estoy en consenso con la ley, y es que es buena”. Mister “Yo” – pensando que está lejos de la voluntad de Dios, interiormente está conforme con ésta voluntad. Si no fuero así no sufriría por su discontento.

En realidad Mister “Yo” está amando la voluntad de Dios. Su “desobediencia” no está planificada fríamente y puesta en práctica con insolencia. Pero se deja vencer por la situación, por el miedo, los nervios, el cansancio, la “carne”, o la tentación. Sin estas circunstancias no haría muchas cosas. Daría mucho para lograrlo alguna vez.

Mister “Yo” puede malentender la voluntad de Dios – legalmente hablando. Puede fracasar con sus intenciones. Esto no cambiar el hecho de que en su interior está conforme con la voluntad de Dios. Aun las intenciones fracasadas muestran: su consenso interior se da a conocer cada vez. Hace falta tan poquito como un culto intenso o un retiro espiritual, y ya funciona de vuelta.

Yo siento mucha estima por la lealdad de Mister “Yo”. Porque es lealdad que estoy observando en él. El mismo se define quizas como desleal. Pero se equivoca. Hay algo instalado muy en el fondo de su persona que no lo deja abandonar la voluntad de Dios. No importa cuántas veces fracasa, nunca dice: “La Biblia es un libro imbécil. Y yo no soy tan tonto como para vivir de acuerdo con Dios.” (Y si en un ataque de resignación entran este tipo de pensamientos en su cabeza los corrige en cuanto vee claramente de vuelta). Se esfuerza de vuelta, gana esperanza de vuelta.

“Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse” (proverbios 24,16) De Jesús mismo sabemos que en estas frases se debe reemplazar “siete veces” por “setenta veces siete” El que se levanta después de una caida es un justo – no importa cuántas veces cae. Y cuando Dios lo llama justo no puede llamarse injusto.

Un Job se agarra a Dios por más que todo se haya levantado contra él. Otra persona sigue creyendo que Dios sana por más que en su alredor haya más cristianos enfermos que sanos y que el mismo está sufriendo en su propio cuerpo por alguna enfermedad. Mister “Yo” quiere seguir viviendo como cristiano por más que el seguimiento de Jesús fracasa vez tras vez. Uno es tan fiel como el otro.

Lo que Mister “Yo” está sintiendo no es lo mejor que Dios tiene para él. Pero es mucho mejor si todavía no conociera a Dios. Quisiera que descubriera pronto lo que cambiaría sus experiencias de Down-and-Up efectivamente, más que sus intenciones sin éxito. Pero hasta entonces, qué no desprecie que él pueda decir: “Confieso que la voluntad de Dios es buena.”

(cont.)

Explore posts in the same categories: Romanos VII, traducido de Haso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: